martes, 15 de febrero de 2011

La industria editorial encuentra por fin el modelo de negocio que la va salvar de la crisis, la piratería y el apocalipsis: ¡MUJERES DESNUDAS!

No, no es coña, es un anuncio italiano para vender libros:



La protagonista es Ruby Robacorazones.

La supuesta sobrina de Mubarak, la mujer por la que Berlusconi podría acabar en la trena, la que ahora se ha propuesto hundir a los bancos y salvar la industria editorial...

Por suerte hay otro tipo de mujeres.

Por suerte hay hombres que escriben sobre ellas.

O mejor, que escriben sobre sus relaciones con ellas.

Por suerte esos libros merecen la pena.

Yo estas semanas he leído dos.

El primero se llama Epígrafe (Ed. Periférica), de Gordon Lish.

El segundo es A la caza de la mujer (Ed. Mondadori), de James Ellroy.

Los dos son extraños y retorcidos, los dos son sinceros e histriónicos.

Los dos son muy distintos.

A ver si en breve me escribo una entradita sobre ellos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

A ver, a ver...

Samuel Parra dijo...

Estimado Juan Vilá, mi nombre es Samuel y me pongo en contacto contigo de esta manera porque el correo electronico de la página no funciona.
Me gustaría enviarle "El Secreto Nazi", una novela de misterio y aventuras que está teniendo una buena acogida en Alicante, y que también espero que la tenga en Madrid.
Si lo deseas y el tiempo te lo permite te la enviaría sin ningún compromiso. Aquí te dejo mi email para que te pongas en contacto conmigo.
Un cordial saludo,
Samuel Parra.
xamuelem@hotmail.com